Biopackaging, una opción responsable

Vivimos en una sociedad en la que todo gira entorno al consumo y más consumo. No es ninguna novedad. Pero quizá sí lo sea para ti lo que a continuación se te va a plantear. Observa detenidamente a tu alrededor y fíjate cuántos objetos te rodean. Todos ellos seguramente hayan llegado hasta tu casa u oficina dentro de un envase, caja, bolsa, paquete, recipiente, etc. En definitiva, toda una masa de plásticos, papeles, cartones y un sinfín de materiales que al año tienen un impacto brutal sobre el planeta. Pero eso “da igual”, lo importante es que el producto que has adquirido haya llegado en buenas condiciones hasta tu estantería, nevera, mesilla o donde hayas querido colocar tu preciado objeto. Y ya si el envase es bonito, a lo mejor, lo conservas para decorar aquel hueco que te queda por cubrir.

Y ¿qué ocurre con los envoltorios?, ¿dónde acabarán? Depende del tipo de material del que se trate y de dónde se hayan depositado, tendrán un fin u otro. Lo importante es que marques ese fin y hagas un uso responsable de todo aquello que pase por tus manos. Por ejemplo, comprando productos con un packaging biodegradable, es decir, fabricado con materiales orgánicos renovables. De este modo, pondrás tu granito de arena en la preservación del medio ambiente.

Hay marcas que comercializan productos orgánicos y los presentan en envases que son coherentes con su filosofía.

Pangea Organics es una empresa de cosméticos biológicos estadounidense que huye de los productos sintéticos y químicos derivados del petróleo. Ella apuesta por unos productos cien por cien naturales, con ingredientes orgánicos que nutran e hidraten la piel. Busca ofrecer a sus clientes un producto puro que no dañe su piel. Así pues, cuida mucho su packaging. Para sus jabones utiliza un envasado de fibra reciclada y pulpa de papel con un marcado estilo minimalista. Recuerdan a las cajas de huevos pero con un toque más sofisticado. El material utilizado es totalmente compostable, biodegradable y plantable. Sí, sí has oído bien. Este packaging se puede plantar y de esta forma abonar tus plantas.

Siguiendo en la línea de un packaging biodegradable, encontramos otro tipo de material cada vez más utilizado por las empresas como son los bioplásticos  fabricados a partir de recursos naturales renovables como la fécula de almidón de patata. Aunque, algunas veces, este material puede tener un porcentaje de materias renovables y otro de derivados del petróleo. Este material se descomponen de manera natural y pueden ir al contenedor de basura orgánica para su compostaje. Incluso en el caso de incineración, no produce dióxido de carbono adicional. Un ejemplo de su utilidad, lo encontramos en las bolsas distribuidas por grandes empresas que han decidido subirse al carro de la sostenibilidad y ofrecer a sus clientes una imagen eco-friendly.

A partir de ahora piensa que el CÓMO se comió al QUÉ, no importa lo qué vendes sino cómo lo vendes. En este el caso, el cómo puede determinar la preservación de nuestro planeta. ¡Cuídalo!.

Packateca

Anuncios

Un pensamiento en “Biopackaging, una opción responsable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s